El Blog de amplifica
Artículos de conocimiento para tu negocio

¿Cómo hacer un código de barras? UPC vs códigos gratuitos

A medida de que tus ventas crecen el control del inventario y manejo de stocks se puede transformar en un real dolor de cabeza. Por otro lado, mientras más canales de ventas quieres conectar con tu negocio, más requisitos de estandarización en el etiquetado aparecen y sabemos que esto puede resultar un poco abrumador.

En este artículo aprenderás lo básico que necesitas saber sobre códigos de barra y podrás saber como implementarlos en tu negocio cuanto antes. Te ayudaremos a decidir si necesitas pagar por un código universal UPC o no, y te enseñaremos a obtener uno de forma gratuita si es que tu negocio aún no necesita algo tan sofisticado.

Hoy veremos los siguientes conceptos relacionados al UPC:

  • ¿Qué tipos de códigos de barra existen?
  • El código de barra más usado: UPC creado por el GS1
  • ¿Tengo que pagar para tener un código de barra?
  • ¿Necesito realmente un UPC?
  • Las ventajas del Código Universal del Producto

¿Qué tipos de códigos de barra existen y cuál es el mejor?

Los dos tipos de códigos más comunes son los UPC (por sus siglas en inglés, Código Universal del Producto) y EAN (European Article Numbering).

Para entender bien de lo que hablamos, es importante entender antes la diferencia entre el número de código y el código de barras en si mismo (el símbolo que terminas incluyendo el el packaging del producto). Con cualquier número aleatorio puedes generar distintos tipos de códigos de barra.

Por ejemplo, si tomamos el número "12345" podemos generar un código QR, un Código de barras lineal tipo Code-128, etc.

Hay miles de tipos de códigos de barra distintos que pueden ser leídos por distintas máquinas lectoras. Estos tipos de códigos han sido creados por distintas empresas según las necesidades de cada una. Por ejemplo, una empresa que tiene etiquetas muy pequeñas puede preferir utilizar un código QR para identificar sus productos, sin embargo necesitará de un lector apto para aquello. Los lectores que leen múltiples tipos de códigos de barra suelen ser más costosos.

¿Puedo entonces crear mi propio código sin pagar?

Dependerá de la etapa en la que está tu negocio y de en qué canales de venta vas a distribuir tus productos. Si piensas mantener siempre una venta directo al consumidor final y no pasar por teceros como supermercados o grandes retailers, puedes funcionar con un código propio interno, generado usando alguna herramienta gratuita.

Por otro lado, si piensas escalar tu distribución lo recomendable es que cuentes con códigos propios, únicos, que tu sepas que nadie más en el mundo usará. Para resolver esta problemática, la organización GS1 creó el código UPC.

¿Qué es el UPC y cómo lo consigo?

Cuando hablamos de Código Universal del Producto o UPC, estamos haciendo referencia a una serie de números de 8 a 12 dígitos que identifica a un producto o artículo en particular. Por lo general, este código aparece impreso en el embalaje de un producto o en la etiqueta de precio, junto con un código de barras que puede ser leído e identificado por una máquina diseñada para ello.

Para poder obtener un Código Universal del Producto para usar en un producto, la empresa debe aplicar ante la Organización Global de Estándares (GS1 US). Si estás en Chile, te dejamos el link directo a la GS1 de Chile.

Si encuentras que el proceso es engorroso, te pasamos un dato: existen revendedores de códigos. Se trata de empresas que compran un paquete de códigos a la GS1 y luego los revenden sin la burocracia normal que eso significa. No te lo recomendamos ya que no es el proceso oficial, sin embargo puede que sea la solución para la etapa en la que te encuentras.

¿Cuánto cuesta un código de barra UPC?

Para obtener los códigos se deberá pagar una cuota a la GS1 que oscila entre los 150 USD para una unidad hasta aproximadamente 600 USD para 150 códigos. Si quieres saber exactamente el valor deberás contactar a un ejecutivo de la GS1.

¿Cómo se genera el código?

Si es la primera vez que pides un código se te asignará un número de identificación de 6 dígitos que identificará al fabricante y será común a todos tus SKU.

Posteriormente a estos números, hay otros cinco dígitos en el Código Universal del Producto que son los números del objeto en cuestión. Es decir, son los dígitos que hacen referencia al producto en sí, no sólo a la empresa. Algo que hay que tener en cuenta es que dentro de cada empresa suele haber una persona que se encarga de emitir los números de los artículos, buscando especialmente que no se repita el número en distintos objetos, a la vez que se encarga de eliminar los números que se emplearon en los productos anteriores.

¿Conoces los 2 tipos de UPC?

En la actualidad, existen dos tipos de UPC que es importante conocer y que las empresas pueden implementar. Estos son:

1.- El UPC-A

Es considerado como la versión estándar del Código Universal del Producto, siendo el que más se usa para las transacciones en los puntos de venta. Es un código de 12 números que usa el número global de Tradeltem (GTIN-12). Lo usan especialmente las empresas que venden mercancías al por menor.

2.- El UPC-E

En segundo lugar, el UPC-E es un código de sólo 8 dígitos, que también emplea datos GTIN-12. Sin embargo, este código aparece especialmente en los productos pequeños que poseen embalajes o envases compactos. Algunos de los casos más comunes son los productos gastronómicos de pequeño tamaño y los cosméticos. Este código se recomienda especialmente en los casos en los que los productos no tienen espacio suficiente para la colocación del código completo. 

¿Necesito realmente un UPC?

Como te comentamos anteriormente, es posible que no este en tus planes comercializar tu producto en múltiples canales y almacenes. En este caso puedes generar un código propio y evitarte los costos que significa conseguir un UPC.

Por ejemplo, si externalizas tu logística y procesamiento de órdenes de forma completa con un solo proveedor logístico como Amplifica Dark Stores, puedes trabajar con un código interno, pues lo único que necesitas es que dentro de los almacenes de Amplifica tu código sea único.

Si tu intención es ofrecer tu producto en supermercados y tiendas físicas de distinta índole además de los canales digitales, te recomendamos comprar un UPC único para asegurarte de evitar conflictos de código de barra con productos de otros fabricantes.

Estoy empezando y no necesito un UPC, ¿qué prácticas son recomendables para generar mis códigos gratuitos?

Hay muchas herramientas circulando en internet para generar códigos de barra. Lo primero que tienes que definir es el tipo de lector de códigos y la impresora que comprarás. Dependiendo de estas definiciones luego podrás definir qué códigos son los mejores para ti.

Si estás empezando, lee las especificaciones técnicas de la pistola que comprarás y fíjate qué tipos de códigos de barra es capaz de leer. Luego tendrás que generar los códigos aleatorios para todos tus productos, para lo cual puedes usar Excel u otra herramienta que prefieras.

Aunque no adoptes el sistema UPC, siempre es bueno seguir algún patrón que posteriormente te puede ayudar a generar códigos de forma más sencilla. Por ejemplo puedes crear un código interno para definir tus marcas, luego uno para definir tus familias de productos y finalmente otro para apuntar a cada SKU. Con todo esto, generarás códigos consistentes que te permitirán trabajar de forma ordenada.

Ejemplo

Vamos a hacer un caso práctico de definición de código de barra interno:

  • Tu empresa vende jugos prensados y se llama "Jugo Loco". El día de mañana puede que quieras empezar a vender granizados y hagas otra marca, por lo que le asignaremos un número de 5 dígitos totalmente arbitrario a la marca Jugo Loco. Digamos 324235. (Fíjate que usamos 6 dígitos, igual a como lo hace el estándar UPC, solo para que si más adelante migramos, ya estemos acostumbrados a esto).
  • Los jugos se venden en dos formatos: botella plástica y de vidrio. Definiremos plástica como 11 y vidrio como 22.
  • Finalmente, tenemos distintos sabores: piña, manzana y zanahoria. A cada sabor le asignaremos otros números: 0001, 0002 y 0003.

¡Con esto ya creamos nuestros códigos! El jugo marca Jugo Loco sabor zanahoria en botella de plástico tendrá el código "324235110003". Lo ingresamos en el generador de códigos, seleccionamos el código que nuestra pistola puede leer, lo guardamos, imprimimos, etiquetamos, y ya.

¿Pueden hacerlo por mi?

Si trabajas con un servicio logístico como Amplifica, te acompañaremos en el proceso de modernizar y ordenar la gestión de tus stocks. Agenda una demostración con uno de nuestros agentes y nuestro equipo te ayudará en todo el proceso desde la recepción de tus productos en nuestras bodegas, su etiquetado con códigos de barra (gratuitos o UPC) y su venta / distribución a través de múltiples canales de venta.

Conclusión

Independientemente de que sea UPC o un código generado por ti mismo, siempre debieses tener tus productos codificados. Si lo haces:

  • Podrás usar un lector de códigos para escanear tus productos y evitarás errores de picking y entrega.
  • Reducirás sustancialmente el tiempo invertidos en hacer inventarios y controlar tu stock.
  • Podrás trabajar con bases de datos y generar mejor reportería de tus ventas.
  • Facilitarás el rastreo de inventario de forma correcta y sin errores, desde la fase de producción hasta la distribución y la venta. 

Teniendo en cuenta los aspectos mencionados anteriormente, podemos decir que contar con un código de barras es muy importante y mejor aún si es uno único en todo el mundo como un UPC.

Si bien un UPC no es necesario para negocios pequeños, te recomendamos contar con códigos únicos generados de forma gratuita para etiquetar y controlar los stocks de tus productos. Esto te permitirá ahorrar costos al largo plazo y evitar errores de descuadre de inventario o entregas de productos incorrectos a tu cliente final.

Únete a la comunidad de más de 500 emprendedores que van a la delantera en el mundo de las ventas online
Oops! Something went wrong while submitting the form.
La logística inversa busca equilibrar el riesgo entre el comprador y el vendedor, al reducir la incertidumbre y los costos que el comprador normalmente asumiría al comprar online. La logística inversa permite el ofrecimiento de devoluciones y cambios directo en el domicilio del comprador, mejorando las tasas de conversión de los e-commerce y generando más fidelización de los clientes.